The kids are all right (II)

Hace más de un año publiqué en Digitalismo un post titulado The kids are all right (y tienen buenas ideas). En esa ocasión escribí: “cada año que pasa estoy más contento con mis alumnos: mantenemos excelentes conversaciones en clase, trabajan muchísimo y producen investigaciones de gran calidad”. Antes de continuar les cuento un par de cosas a modo de introducción: desde el 2009 trabajo en la Facultad de Comunicación de la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona. Allí enseño dos asignaturas de grado: Métodos de análisis de mensajes y Análisis de mensajes en medios interactivos. La primera se realiza en el 1er curso (o sea, son alumnos que recién están conociendo los ritos, dinámicas y formas de aprendizaje universitario) mientras que la otra -que se hace totalmente en inglés- corresponde al 2do curso.

Métodos de análisis de mensajes 

Si en “métodos” -como se la conoce popularmente- pasamos revista a los principales enfoques que analizan el contenido de la comunicación (lingüística, retórica, semiótica, análisis de discurso) para desembocar en las narrativas transmedia, en “interactivos” trabajamos las diferentes maneras de encarar el estudio de los nuevos medios digitales en red:  desde usabilidad hasta heurística y analítica web, pasando por semiótica y algo de etnografía virtual.

Análisis de mensajes en medios interactivos 

En ambas asignaturas los alumnos se organizan en grupos y, además de una serie de trabajos a lo largo del curso, deben realizar una investigación. Los alumnos de “métodos” este año podían analizar cualquier tipo de producción a condición de que fuera una narrativa transmedia; los de “interactivos”, por su parte, debían comparar cinco o más webs corporativas. Este año los grupos analizaron producciones transmedia de todo tipo, desde Tin Tin hasta Fama, pasando por Rey León, Sherlock Holmes, Dr. Horrible Batman. Entre los trabajos de investigación presentados en Métodos de análisis de mensajes se destacó este estudio del mundo transmedia de Sex and the City (en Catalán):

También este análisis de Dr. Horrible’s es un excelente estudio de estas nuevas formas de relato crossmedia:

Respecto a los estudios comparativos de webs, este año también tuvimos trabajos de nivel excepcional. Los grupos analizaron todo tipo de webs: turísticas, hospitales, cervezas, festivales de música, partidos políticos, agencias de publicidad, etc. La novedad de este curso fue la siguiente: además de un informe de investigación cada grupo debía preparar un documento breve, claro y conciso para entregar a un cliente. Este documento, además de resumir la investigación (pero sin utilizar la jerga que caracteriza al discurso académico) debía incluir dos elementos: 1) una lista de las 10 características que cualquier web de ese tipo debería incluir sí o sí, y 2) una lista de 5 elementos que el cliente debería incluir en su web para diferenciarse de todos su competidores.

Entre los trabajos presentados -lo repito, el nivel general era muy bueno- destacó Analysis of Fashi0n Magazine’s websites, un estudio comparativo de las webs de las revistas femeninas. Este es el informe preparado para el cliente interesado en mejorar su propia web (o lanzar una nueva):

Otro grupo analizó las webs de los partidos políticos en Cataluña. Entre las sugerencias para diferenciarse del resto propusieron un sistema para identificar cuáles objetivos del programa electoral fueron cumplidos o la posibilidad de chatear con un dirigente del partido:

Otro equipo de trabajo se especializó en webs de cervezas …
… mientras que algunos apuntaron sus cañones analíticos a las webs de comercio en línea que proponen descuentos:
Los profesionales e investigadores que lean estos documentos encontrarán aquí y allá pequeñas imperfecciones. Como ya dije, se trata de trabajos de alumnos de primer y segundo curso que todavía no llegaron ni a la mitad de su recorrido de formación. A diferencia de algunas universidades cuyos planes de estudio en comunicación están desbalanceados (hacia la teoría o hacia la enseñanza de técnicas de producción), creo que la formación que estamos ofreciendo en la UPF es una buena combinación de análisis y producción. El objetivo es formar profesionales que sepan mirar críticamente cualquier experiencia de comunicación, analizarla y poder en consecuencia desarrollar e implementar estrategias creativas para mejorarla.
Por mi parte, el curso que viene quiero introducir nuevas dinámicas en las actividades de ambas asignaturas y proponer nuevos desafíos a los alumnos. En este momento estoy coordinando el proyecto #UPF2020, una investigación dedicada a mapear nuevas experiencias de enseñanza (dentro y fuera de la universidad) que servirá para realimentar lo que hacemos en ambas asignaturas. El proyecto culminará en julio y en setiembre difundiremos los resultados.