Todo espacio será Aula. Educación a distancia (1)


 
Nota general del artículo. Este texto es una adaptación de un breve fragmento del informe “Tendencias en educación a distancia: Exploraciones de un presente en transición.”, realizado por Cristóbal Cobo y Hugo Pardo Kuklinski para el Sistema Nacional de Educación a Distancia (SINED) de México y entregado en marzo de 2013. Este documento cuenta con la licencia Creative Commons http://creativecommons.org/licenses/by/3.0/deed.es.

Como ya se percibe en algunos espacios académicos del entorno anglosajón, la educación superior presencial es más costosa en cada generación y cubrir el presupuesto educativo comienza a ser una dificultad familiar. Especialmente en EEUU y Reino Unido existe una profunda polémica sobre los costos de la educación universitaria y el creciente endeudamiento familiar que acarrea el pago de las matrículas. Uno de quienes encabezaron esta polémica, Peter Thiel, afirma que existe una burbuja en la educación superior de EEUU, en tanto que los costes de matricula han escalado un 300% (teniendo en cuenta la inflación) desde 1980. Para esta polémica sobre el endeudamiento familiar universitario en EEUU, consultar Is a College Diploma Worth the Soaring Student Debt? de Jeffrey Brown (video at PBS. May 27, 2011). En este informe, Peter Thiel señala que la deuda promedio de los universitarios americanos ha pasado de 19.000 dólares en 2004 a 23.000 dólares en 2011. Señala Thiel: “We have subprime education, like we had subprime housing”. También se puede consultar The Higher Educaction bubble, at Education News. En este video infográfico se afirma que la deuda universitaria de las familias en EEUU es de 833 billones de dólares, similar a la deuda por el uso de tarjetas de crédito.

 
Created By: Education News

Esta alarmante barrera financiera hace que, a pesar del valioso sistema de becas, la educación presencial comience a tornarse exclusiva. Para beneficio de toda la sociedad, esto no significará menos jóvenes formándose, sino menos jóvenes a nivel porcentual formándose en espacios académicos presenciales y más alternativas híbridas y virtuales. Los datos macroeconómicos en EEUU indican que resulta incompatible formar a toda la sociedad en estudios terciarios sin que esto suponga un gran endeudamiento familiar. A esto se suman los grandes presupuestos que resultan en el mantenimiento de los campus de excelencia y el decreciente apoyo del Estado para financiar dichas infraestructuras. Según un estudio de Goldie Blumenstyk publicado en The Chronicle of Higher Education (July 23, 2012), un tercio de las instituciones académicas en EEUU padecen un riesgo financiero creciente que obliga a repensar la gestión de los campus y la administración de los colleges.

Más allá de las apreciaciones pedagógicas, esta realidad socioeconómica justifica que los formatos educativos híbridos y masivos sean consolidados en la próxima década y seguramente serán dominantes en un escenario 2020. Como indica el disruptivo crecimiento de la educación híbrida y a distancia masivas en el último bienio, se está gestando un cambio radical en la arquitectura espacial de la enseñanza y en sus consecuentes procesos, cambio que la opinión pública y los expertos asumen con excitación. Con la convergencia de otras innovaciones transversales es posible que el cambio será acelerado y se pasará de la teoría a las acciones consumadas en muy poco tiempo. Si se focaliza en el aspecto pedagógico, también la ecuación es positiva. La educación en espacios híbridos o exclusivamente virtuales no sólo abarata los costos de la educación, tanto para instituciones como para alumnos, sino que también contribuye a la creación de espacios interactivos en línea de carácter global. O sea, se consolida la creación de un espacio educativo internacional en red, multilingües y 24 horas disponible, a un coste mucho menor que el de la educación presencial.

En esta fase de transición, aún se debe resolver el problema político de la representación. En Iberoamérica, la creación de un significativo número de instituciones de educación superior responden, más que a una necesidad pedagógica, a intereses políticos de representación local que seguramente querrán mantener el statu quo dominante de que cada ciudad deba tener un campus universitario.

Sigue en Origen y explosión MOOC. Winner takes all (2)